Llevar escapes en un mal estado puede ocasionar daños en el vehículo. Si los tubos están oxidados o gastados pueden, provocar incendios en el paragolpes y en las protecciones inferiores del vehículo que por norma general es de plástico o resina.

Asimismo, circular con un catalizador en malas condiciones puede ocasionar una serie de peligros y trastornos que a la larga resultan muy perjudiciales para el usuario del vehículo. Así pues, el conductor se enfrenta a posibles consumos elevados de combustible y una alta emisión de CO2.

En TARAUTO disponemos de todo tipo de catalizadores y tubos de escapes 100% homologados, para todos los vehículos del mercado